CASS Andorra | Seguridad Social

La CASS Andorra (Caixa Andorrana de la Seguretat Social) es una entidad creada en 1966 con la misión de garantizar la gestión administrativa, técnica y financiera del sistema sanitario de Andorra y de la estructura de la seguridad social bajo el control del Gobierno. El funcionamiento de la CASS se rige por la Ley 17/2008 de Seguridad Social y sus principales misiones son

Todas estas funciones están previstas por la Ley de la Seguridad Social o por cualquier otra norma. Para el cumplimiento de su misión, la CASS tiene personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar, con plenitud de derechos y obligaciones inherentes. Esta institución está facultada para aplicar las normas técnicas y administrativas de los tratados y convenios internacionales relativos a la seguridad social y puede crear las comisiones que considere necesarias para el cumplimiento de las funciones.

Contents

Ámbitos de la CASS

La CASS se compone de dos ramas o ámbitos de protección distintos:

Estructura del sistema CASS

El sistema de la CASS se divide entre un régimen general, que es al que se adhiere la mayoría de las personas, y un régimen especial destinado a quienes no pueden ser incluidos en el sistema general.

Régimen general

Régimen especial

Contribuciones a la Seguridad Social de la CASS

La legislación andorrana establece que todas las personas activas deben cotizar a la seguridad social el 22% de su salario bruto. Sobre esta base y en función de la actividad, las contribuciones se pagan de una forma u otra.

Contribuciones para los trabajadores por cuenta ajena

La legislación andorrana establece que la CASS debe recaudar el 22% del salario bruto mensual de los empleados. Esta cantidad se divide entre el empleado y el empresario:

Los empleados deben aportar el 6,5% de su salario bruto mensual a las arcas de la CASS, el 3% a la rama general y el 3,5% a la rama de jubilación.
La empresa debe aportar el 15,5% del salario (el 7% para la rama general y el 8,5% para la rama de jubilación).
Sin embargo, es la empresa la que se encarga de abonar los importes directamente a la CASS cada mes, por lo que algunas empresas deciden pagar un porcentaje mayor de las contribuciones para aliviar parcialmente a sus empleados.

Contribuciones de los autónomos

Los trabajadores autónomos en Andorra (incluidos los empresarios con residencia activa que realizan funciones relacionadas con la administración de la empresa), al ser considerados trabajadores, también están sujetos al sistema de seguridad social. La diferencia radica en que disponen de un sistema propio en el que todas las contribuciones son abonadas por ellos.

Para conseguir el propósito inicial de que la cotización sea del 22% del salario, la base mínima de cotización de un autónomo se establece en 2041,35 euros, correspondiente al salario medio andorrano establecido por ley, y sobre esta cantidad se aplica este porcentaje, resultando una cotización de unos 460 euros, aunque esta base de cotización cambia cada año.

De esta cantidad total, el 10% se destina a la rama general y el 12% a la jubilación del trabajador autónomo. No obstante, los trabajadores autónomos que cumplen ciertos requisitos especificados por la CASS pueden beneficiarse de reducciones y pagar menos mensualmente.